Délitos informáticos: Estafas Informaticas, Robos identidad

7 abril, 2014 | admin
  1. Los delitos informáticos
  2. Estafas informáticas
  3. Delito de pornografía infantil
  4. Delito contra la propiedad intelectual
  5. Recomendaciones de Inteco

Los delitos informáticos

Estafa informática – Phising – Plagio – Falsificación de identidad – Falsedad documental – Pornografía infantil…

Delitos informaticos

Con las nuevas tecnologías se han producido y se producen múltiples delitos a través de Internet, cabe reseñar un ataque masivo por parte de varios hackers y piratas informáticos chinos contra la página Web de la Casa Blanca, entre otros 300 sitios gubernamentales.

En la sede de Interpol, sita en Lyón (Francia), su Secretario General, Ronald K. Noble, ha declarado que esta organización está particularmente interesada en la lucha contra la difusión malintencionada de virus, porque se trata de un delito verdaderamente transfronterizo que exige una respuesta de alcance auténticamente mundial y la colaboración a escala mundial entre la policía y las empresas privadas. El Sr. Noble ha añadido que este programa de recompensas de Microsoft brinda la oportunidad de seguir forjando relaciones fructífieras entre las fuerzas policiales de todo el mundo y el sector privado a fin de prevenir la ciberdelincuencia y enjuiciar a sus autores.

Interpol lleva tiempo implicada en la lucha contra la ciberdelincuencia en sus 181 países miembros y, desde 2001, existe en Lyón una unidad especializada en la lucha contra la delincuencia de alta tecnología. La Organización ha creado y puesto en marcha un “sistema de alerta rápida”, que comprende a una serie de oficiales de contacto nacionales especializados, a través de los cuales las distintas fuerzas policiales pueden comunicarse directamente entre sí, en tiempo real, utilizando un formato normalizado para el envío de mensajes, conocido como mensaje sobre delitos informáticos. Interpol tiene mucho interés en concertar asociaciones con el sector privado para combatir la ciberdelincuencia y la propagación delictiva de virus en Internet.

Modus operandi del ciberdelincuente o persona que utiliza Internet para cometer las distintas modalidades de delitos informáticos, como las estafas, el delincuente se hace con los nombres y contraseñas de banca electrónica, introduciendo pequeños programas (troyanos, gusanos, etc.) sin conocimiento o suplantando la imagen institucional de la entidad bancaria o Administración (Hacienda, Seguridad Social, Agencia Tributaria, etc.), permitiendo así a los estafadores hacerse con los nombres de usuario y contraseña de la banca electrónica. Mediante el uso de las claves que obtienen acceden a la cuenta bancaria de sus víctimas y hacen una transferencia fraudulenta a cuentas, generalmente, intermediarias, a las que se denominan “muleros” (persona que actúa de intermediaria en el blanqueo), que se encargan de retirar el dinero, procediendo posteriormente, a su envío a los organizadores de la estafa. Los “muleros”, son captados a través de anuncios en Internet y de foros.

Qué hacer si le roban su Identidad en Internet

“No recuerdo haber abierto esa cuenta de tarjeta de crédito. Y lo que es seguro, no compré ninguno de los artículos que me están facturando”.

Tal vez usted nunca abrió esa cuenta, pero alguna otra persona sí lo hizo … alguien que utilizó su nombre e información personal para cometer fraude. Cuando un impostor asume su nombre y se apropia de su número de Seguro Social (SSN), número de tarjeta de crédito o algún otro dato de identificación personal para su uso — en breve, cuando alguien se apropia de su información personal sin su conocimiento — sin ninguna duda se trata de un delito.

¿Cuál es el mayor problema? Es posible que usted no se entere de que le robaron su identidad hasta tanto se dé cuenta que algo anda mal: puede recibir facturas por una cuenta de tarjeta de crédito que nunca abrió, es posible que su informe de crédito incluya deudas que usted ignora, puede pasar un período o ciclo de facturación sin que reciba su resumen de cuenta, o tal vez puede descubrir cargos en sus facturas que usted no firmó, no autorizó o que desconoce totalmente.

Cierre aquellas cuentas que usted sepa o crea que han sido falsificadas o abiertas fraudulentamente.

Llame a cada compañía y hable con el personal del departamento de seguridad o fraude. Haga un seguimiento por escrito e incluya copias (NO originales) de los documentos que respalden su caso. Es importante que la notificación a las compañías emisoras de tarjetas de crédito y a los bancos se haga por escrito. Envíe sus cartas por correo certificado y solicite un acuse de recibo para poder documentar la fecha en que la compañía recibió su correspondencia. Mantenga un registro de su correspondencia y todos los documentos adjuntados.

Cuando abra cuentas nuevas, utilice nuevos números de identificación personal (Personal Identification – Numbers – PINs) y contraseñas. Evite utilizar como contraseña datos que pudieran ser de fácil disponibilidad, como por ejemplo el apellido de su madre, su fecha de nacimiento, los cuatro últimos dígitos de su SSN, su número de teléfono o una serie de números consecutivos.

En caso de que un ladrón de identidad haga cargos o débitos en sus cuentas o en cuentas abiertas fraudulentamente, solicítele a la compañía los formularios para disputar dichas transacciones. También solicite que le envíen los comprobantes o registros relacionados con el robo de identidad, como por ejemplo la solicitud de crédito utilizada para abrir la cuenta fraudulenta.

Una vez que haya resuelto su disputa de robo de identidad con la compañía, pida que le entreguen una carta en la que se establezca que la compañía ha cerrado las cuentas disputadas y que lo han relevado de las deudas fraudulentas. Esta carta le será de gran utilidad en caso de que reaparezcan en su informe crediticio errores relacionados con esta cuenta o si vuelven a contactarlo por la deuda contraída fraudulentamente.

Presente una denuncia en la dependencia policial local o en aquella dependencia policial del lugar en el cual se produjo el robo de identidad.

Luego obtenga una copia de la denuncia policial o por lo menos el número de reporte o denuncia. Este comprobante podrá ayudarlo a lidiar con los acreedores que necesiten una prueba del delito. También puede consultar con la oficina de su Fiscal para averiguar si la ley dispone que la policía tome denuncias por robo de identidad.

Delitos contra la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los datos y sistemas informáticos:

Estafas Informáticas:

Los artículos 248 y 249 tratan las estafas. En concreto el artículo 248.2 considera las estafas llevadas a cabo mediante manipulación informática o artificios semejantes.
Los artículos 255 y 256 mencionan las penas que se impondrán a quienes cometan defraudaciones utilizando, entre otros medios, las telecomunicaciones.

Delito informático de pornografía infantil:

El artículo 186 castiga a aquellos, que por cualquier medio directo, vendan, difundan o exhiban material pornográfico entre menores de edad o incapaces. También se castiga la mera posesión de imágenes de pornografía infantil.

Delito contra la propiedad intelectual:

El Artículo 270 enuncia las penas con las que se castigará a quienes reproduzcan, distribuyan o comuniquen públicamente, una parte o la totalidad, de una obra literaria, artística o científica, con ánimo de lucro y en perjuicio de terceros.

Recomendaciones de Inteco:

Entre los principales problemas de seguridad que sufren algunos usuarios de servicios como Hotmail, Gmail, Facebook, Twitter… está la suplantación de identidad que consiste en la apropiación del nombre, contraseñas y/o patrimonio de otra persona con el fin de realizar actos delictivos.

¿A quién le pueden suplantar en Internet?

La respuesta es simple y clara, cualquier podría ser suplantado en Internet, nadie está a salvo de esta práctica. Aunque se tiende a pensar que sólo se suplanta la identidad de personas conocidas, famosas o influyentes, como por ejemplo celebrities y políticos, esta es una idea equivocada, los usuarios anónimos también son susceptibles de ser suplantados. La realidad es que el número de personas que desean denunciar una suplantación de identidad ha incrementado de una forma exponencial en los últimos tiempos.

¿Es un delito suplantar la identidad de alguien?

Vamos a clasificar varios casos de suplantación que se puedan dar en Internet para así ver más fácilmente a qué tipo de pena jurídica está(n) expuesta(s) la(s) persona(s) suplantadora(s):

  • Si la suplantación consiste únicamente en el registro de un perfil falso en el que no se utiliza información personal del suplantado como por ejemplo una fotografía, la única acción legal que puede tomarse es notificar esta situación a la red social implicada para que elimine dicho perfil de su página. Suplantar únicamente el nombre de una persona, si no lleva también la publicación de alguna imagen, no se considera delito.
  • Si se crea un perfil falso suplantando la identidad de una persona y en este caso sí se utilizan datos personales de la persona suplantada, como la fotografía, se estaría vulnerando el derecho a la propia imagen de una persona, que recoge el artículo 18 de la Constitución Española. Además, en este caso, se produce una usurpación de la identidad de una persona y podría ser penado por la ley con castigo de cárcel de hasta 3 años según el artículo 401 del código penal.
  • Si alguien accede al servicio de un usuario y se hace pasar por él, por ejemplo, correo electrónico, Facebook, Twitter… Claramente se está infringiendo la ley y es denunciable, ya que se traspasa la barrera de la privacidad de una persona (usurpación de la identidad). Además, el suplantador está cometiendo un delito al haber tenido que utilizar alguna práctica no lícita para acceder a dicho servicio del usuario: robo de contraseñas, entrometerse en sistemas informáticos, etc