Protección datos imágenes

7 abril, 2014 | admin

 Captación de imágenes personales con cámara de vídeo
Captación de imágenes personales con cámaras de móvil
Difusión de imágenes por Internet
Captación de imágenes en la vía pública
Captación de imágenes en el lugar de trabajo
Difusión de imágenes personales grabadas sin autorización
Difusión de imágenes personales de menores de edad

CAPTACIÓN DE IMÁGENES PERSONALES CON CÁMARAS DE VIDEO

Video-vigilancia

La imagen es un dato de carácter personal cuya difusión o acceso no autorizado puede ser particularmente molesto o dañino.

Antes de instalar un videocámara que reproduzca imágenes en Internet asegúrese de que la captación sea lo
menos intrusiva posible.

La obtención de imágenes personales con cámaras de vídeo, plantea el problema, sobre todo en cuanto a la toma y difusión de imágenes personales con cámaras de video, pero también en las de video vigilancia, debiendo en este último caso señalar al usuario que puede estar vigilado por cámaras de imágenes, de acuerdo con lo dispuesto en la LOPD.

Con el avance de las nuevas tecnologías se han configurado también nuevas actividades delictivas, a través del video servicio por Internet, teléfonos móviles, mini cámaras o cámaras espías, etc.

Programas o servidores como YouTube, propagan distintos videos obtenidos de forma ilegal o de forma legal, si bien en algunos se ensalzan actividades delictivas, como el propagar imágenes obtenidas por móviles que atentan contra derechos a la intimidad, que pueden ser castigados con hasta 4 años de prisión.

A través de Internet se vende pornografía, se venden videos pornográficos con motivo de la ocultación de la personalidad que conlleva esta herramienta, no obstante los Cuerpos de Seguridad del Estado cada vez más preparados, examinan las distintas Webs para perseguir los delitos contra la pornografía infantil y otros delitos de este calibre.

La difusión de imágenes por Internet

La difusión de imágenes personales por Internet, sin la autorización expresa del titular de dicha imagen, puede estar vulnerando  la intimidad y la imagen de la persona que se encuentra en dicha imagen, siendo necesaria su autorización, de forma expresa de dicha autorización, siempre y cuando haya sido tomada en lugares cerrados y sin acceso público.

También hay que diferenciar las cámaras tradicionales de circuito cerrado de TV, donde la cámara ha de conectarse directamente al monitor por un cable de vídeo, las denominadas “cámaras IP” permiten que la imagen captada por ésta sea visualizada en un ordenador remoto siempre que cámara y ordenador se encuentren conectados a la misma red IP como es el caso de Internet.

En este sentido la cámara IP puede conectarse a la red Internet directamente como si fuera un ordenador más, por lo que, como cualquier dispositivo conectado a la red, ha de disponer de una dirección IP que la referencia de forma univoca dentro de la Red.

seguridad-informáticaLo anterior hace que la cámara IP sea vulnerable, ya que deja a la cámara en una situación de “puertas abiertas”, sin más protección frente al acceso indebido de un tercero que conocer donde su localización en la Red, es decir, su dirección IP.

Esta situación, que en si misma pudiera considerarse de riesgo limitado dado el tamaño de la Red, resulta en la práctica de un riesgo elevado como consecuencia de los buscadores. Éstos últimos como Google, Yahoo, etc. disponen de robots que rastrean permanentemente la Red generando una base de datos de contenidos en la Red, a la vez que proporcionan mecanismos de búsqueda muy efectivos sobre dichos contenidos, permitiendo localizar direcciones IP correspondientes a cámaras.

La captación de imágenes con cámaras y su difusión a través de Internet está sujeta a la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de protección de los datos de carácter personal en la medida en que dichas imágenes afecten a personas identificadas o identificables.

El tratamiento de imágenes comprende la captación, grabación, transmisión, conservación, y almacenamiento de imágenes, incluida su reproducción o emisión en tiempo real, así como el tratamiento que resulte de los datos personales relacionados con aquéllas. De esta manera, se considera tratamiento de datos personales la difusión de las citadas imágenes a través de Internet.

Se excepcionan del ámbito de aplicación de la LOPD las imágenes captadas para uso o finalidad doméstica de conformidad con lo establecido en el artículo 2 a) de la LOPD. Se entiende por finalidad doméstica el tratamiento realizado por una persona física en el marco de una actividad exclusivamente privada o familiar, por lo que no puede considerarse finalidad doméstica la difusión de imágenes de terceros a través de Internet en abierto.

CAPTACIÓN DE IMÁGENES DE LA VÍA PÚBLICA

La captación de imágenes de la vía pública de personas identificadas o identificables y fuera de un ámbito estrictamente privado o domestico se encuentra reservada, con carácter exclusivo, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con fines de videovigilancia, en consonancia con lo establecido en la Ley Orgánica 4/1997.

Resulta por lo tanto contrario a la normativa de protección de datos, salvo la excepción citada, la captación y difusión de imágenes de la vía pública en las que pueda identificarse a las personas.

La captación y difusión de imágenes de este tipo a través de Internet excedería con mucho el ámbito privado o doméstico por lo que se produciría una vulneración del principio de legitimación.

CAPTACIÓN DE IMÁGENES EN EL LUGAR DE TRABAJO.

originalauditores_5c

El Estatuto de los Trabajadores (ET) faculta, con ciertas salvaguardas, al empresario para implantar sistemas de control de la actividad laboral sin que precise para ello del consentimiento de los trabajadores.

No obstante, atendiendo a la doctrina constitucional existente, dicha facultad no es absoluta y se encuentra sujeta al principio de proporcionalidad e intervención mínima, por lo que debe modularse a tenor los derechos constitucionales que asisten al trabajador.

En este contexto, la difusión de imágenes a través de Internet en abierto, atentaría contra el principio de proporcionalidad así como contra los principios de seguridad o secreto, al permitir que terceros ajenos dispongan de acceso a las imágenes.

Así pues, el empresario estaría legitimado para tratar datos de sus empleados con fines de control laboral sin contar con el consentimiento previo de los empleados siempre que la medida sea proporcional, el trabajador haya sido debidamente informado de ella y se respeten los principios de seguridad y secreto. Obviamente, los datos recabados bajo este supuesto no podrán ser utilizados para fines distintos.

DIFUSIÓN DE IMÁGENES PERSONALES OBTENIDAS SIN AUTORIZACIÓN

La difusión de imágenes previamente obtenidas a través de un sistema de captación de imágen, como pueda ser cámara fotográfica, video-cámara, dispositivo móvil, Cámara IP, sin contar con la autorización adecuada, puede dar lugar a una imputación de un delito.